¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Historia de un Rol

3 participantes

Ir abajo

Historia de un Rol Empty Historia de un Rol

Mensaje por Aure Dom Feb 20, 2011 1:36 am

Jota aquí tienes la causa de mi interrogatorio por mensaje privado. He intentado narrar a modo de relato los sucesos de nuestro rol del vampire. Obviamente no tengo suficientemente memoria para cogerlo todo y algunas cosas he tenido qeu narrarlas "improvisadamente".

Estaba supervisan dolo pero me cansé así que si hay alguna falta de ortografía, de gramática o de cualquier cosa decirlo. Así también veis mis dotes como escritor :P


VAMPIRO: LA MASCARADA



Muertos vivientes que caminan bajo apariencia de hombres, seres inhumanos cuyo único alimento es la sangre de sus presas. Vampiros que siguen las creencias de sus antepasados, y lo que es más importante la guerra entre sectas que lleva durando más de una eternidad.


Luces parpadeantes por todos los lados. Música estrepitosa embriagando la calle principal. Una cantidad inmensa de gente ocultas bajo disfraces o simplemente derrochando estilo a cada paso que dan. Unos buscan alimentar su avaricia jugando a divertidos juegos en los que tienen la misma posibilidad de caer en la pobreza o de ascender a la más alta riqueza. Otros solo merodean visitando la ciudad más aclamada por la humanidad. Y el resto tan solo buscan placer a un alto coste.


Se rumorea que misteriosos hombres observan las calles con detenimiento. No dejan pasar ni un solo detalle y ni siquiera llaman la atención. Pocos los han visto pero no han podido responder a las interrogantes que asolan sus mentes: ¿De dónde vienen? ¿Qué son? ¿Qué quieren?


Cuatro vástagos se mantienen en una lujosa habitación de uno de los hoteles más prestigiosos de la gran ciudad. Han sido llamados, pero no saben la razón. Tampoco la necesitan pues solo viven para obedecer.


El primero se trata de un hombre de apuesta belleza, con cabellos azabaches engominados hacia arriba y vestido con uno de los trajes del codiciado Adolfo Domínguez. Sus ojos color oliva se mantienen fijos en la ventana de la habitación, pero no observan lo que hay fuera si no el reflejo de él mismo a la vez que atusa su apreciado cabello.


La segunda se trata de una mujer sentada en el más lejano de los sillones, intenta no acercarse al resto pero se mantiene ligeramente a la defensiva, como un animal que acaba de llegar a un nuevo territorio. Sus cabellos grasientos se mantienen sobre sus hombros a la vez que sus vestimentas revelan el peregrinaje continuo de la mujer.


El tercero se trata de otro hombre. El detalle que más resaltaba era la mascarilla que llevaba ocultando su boca. La capa estrafalaria que llevaba había logrado camuflarlo entre la gente disfrazada que recorría las calles aquella noche. Además sus cabellos cobrizos descuidados se mantenían aplastados en su cabeza ocultando ligeramente sus ojos los cuales se fijaban en la nada intentando mirar al aire. Una locura por su parte.


Y la última se trataba de una mujer. De largos cabellos morenos lisos y amarrados en una coleta. Su actitud era un tanto frívola, había logrado intercambiar un par de palabras con el hombre que se sentaba junto a ella, después había preferido mantener las distancias. Vestía formal pero no con la elegancia del hombre que aun se atusaba el pelo junto a la ventana.


-Ya está aquí-dijo ella cuando la puerta se abrió de par en par.


Entonces entró el llamado Sheriff del príncipe de Las Vegas. Su aspecto era verdaderamente aterrador. Su rostro se podía comparar con el de un murciélago por sus orejas puntiagudas. La ropa era bastante normal, a diferencia del olor que su piel muerta desprendía, un olor que casi marchitaba la flor situada sobre la mesa en el centro de ambos sillones.


-Montrose-dijo aquella criatura cuando se vio rodeado por las miradas de los hombres que esperaban.



-Seth-dijo el vampiro trajeado mientras extendía su mano a la del Sheriff sin poder evitar taparse la nariz ante tal olor. Ni si quiera hizo esfuerzo alguno para ocultar su actitud, no fue sutil al detestar su olor.


-Erika-se presentó aquella mujer con frialdad mientras ignoraba la actitud de su acompañante.


-….-Friedrich el vampiro paranoico de la capa negra se mantenía mirando al nuevo individuo con cara de asombro. Intentaba asegurarse de que los Coacervados no habían regresado, miles de años después. Tras una intensa investigación averiguó que Monstrose no había sido atacado por ellos.


-Ramona-tomó la solitaria una actitud repelente justo antes de tomar de nuevo asiento y escuchar lo que aquel vampiro iba a decirles.


-Como siervos del príncipe tengo un encargo que daros-su aliento era incluso peor que el olor de su piel.


-¿De qué se trata?-preguntó desafiante Ramona.


-Formareis parte de un grupo de investigación-respondió-Los cuatro.


-Pero…-intentó preguntar Seth.


-Dejar vuestras diferencias a un lado y seguir la voluntad de Benedic-le interrumpió-El encargo es sencillo. Han llegado dos individuos de aspecto extraño, nadie sabe nada de ellos salvo que se alojan en la habitación 203 del Mirage.


-Ir al ojo del huracán-comentó Friedrich mirando al suelo intentando memorizar el número de la habitación en código binario.


-¿Cómo contactaremos contigo?-preguntó Erika con frialdad sacando un teléfono móvil un poco anticuado.


-Este es mi número-dijo Montrose dictándoles un número de teléfono y levantándose de su asiento junto a la solitaria.


-Esto está hecho-dijo Ramona a la vez que se despedía del Sheriff el cual desaparecía tras las puertas de la habitación.


Y antes de que se pudieran dar cuenta se encontraban caminando por la gran calle principal de Las Vegas atacados por las luces de los casinos y esquivando la multitud de ciudadanos que iban de un lado hacia el otro con una sonrisa que casi no les entraba en sus caras.


De repente uno de los cuatro vástagos se detuvo. Un joven el cual casi ni se tenía en pie se apoyo en Seth para no caerse a la hora de vomitar hacia la pared de la calle. Desprendí a un fuerte olor a alcohol lo que era poco corriente pues el sol se acababa de ocultar hace unas pocas horas. Era ahora cuando la gente comenzaba a emborracharse y a sentir de verdad la esencia de Las Vegas.


-Lo siento-dijo aquel joven mientras intentaba fijar su mirada en el hombre el cual se había apoyado pero sin conseguir hacerlo durante más de dos segundos ya que su cuerpo se tambaleaba de un lado hacia el otro.


Seth se mantenía mirándole mientras se tapaba la boca. Pero no era asco lo que sentía si no sed de sangre. Aquella noche estaba bajo de fuerzas y su estómago rugía hambriento. Había una callejuela a pocos metros de allí, sería fácil alimentarse de él.


-No tenemos toda la noche-dijo Erika cuando agarró el brazo de su compañero y se lo llevaba de allí justo antes de que el joven borracho cayera al suelo sin llegar a un equilibrio constante.


-El cisne-lobo muestra sus grandes dientes para atraer a la oveja-dijo Friedrich a la vez que su capa ondeaba en el viento y sus ojos miraban por encima de las cabezas de la muchedumbre.


El Mirage se encontraba tan solo a tres manzanas del hotel donde actualmente residía el grupo de investigación, es decir, ellos. No tardaron apenas ni diez minutos en llegar a la recepción del hotel.


-Verás soy nueva y el doscientos tres siempre ha sido mi número de la suerte-expuso Ramona.


Entonces la recepcionista alzó su mirada y nos observó al resto. Primero me dedicó una sonrisa, después intentó pasar desapercibida ante la mirada de Erika y finalmente sus ojos casi salen de sus órbitas al ver a Friedrich mirándola con la cabeza torcida, como si se tratara de un animal.


-¿Entonces un precio especial para nuevos visitantes?-preguntó viendo como Ramona asentía con su cabeza-¡Smith!-ordenó la recepcionista-¡Acompaña a nuestros nuevos clientes a la habitación 203!


-Acompáñame por favor-dijo el botones mientras le seguíamos hasta un lujoso ascensor que abrió sus puertas casi instantáneamente. Pulso el botón del segundo piso y nos miró con una cortés sonrisa.


Seth se encontró con su reflejo entre los espejos del ascensor y no perdió el tiempo antes de comenzar a atusarse el pelo. A diferencia de Erika cuya mente cavilaba sobre cosas tan profundas que ni yo mismo podría explicar.


-¿Qué tal?-preguntó el botones- ¿Os gusta la ciudad?


-No me gustan las luces parpadeantes-dijo Friedrich observando la luz del ascensor como si se tratara del tesoro más codiciado del mundo.


-¿Está bien?-preguntó Smith preocupado por la salud mental de aquel muchacho.


-Perdónele-dijo Erika volviendo en sí- Perdió a su madre y desde entonces no ha vuelto a ser el mismo.


-Ah,…esto…-se puso nervioso-Lo siento.


-Lo superará-dijo ella.


-Ya hemos llegado, por favor acompáñenme.


El botones salió del ascensor y giró hacia la derecha en un corredor que se separaba en dos. Ahora un largo pasillo mostraba puertas con números impares a partir del 101 en adelante. De vez en cuando salía una pareja de una de las habitaciones que ahora dejaban atrás o incluso entraba una pareja de amigos en busca de la chaqueta que uno de ellos se había olvidado.


El grupo guiado por Smith giraron al final del pasillo y llegaron frente a dos grandes puertas un tanto separadas del resto de habitaciones. El numero de la habitación resplandecía intacto sobre el marco de las puertas al mismo tiempo que un líquido carmesí atravesaba la puerta y empapaba la moqueta.


-¡Oh dios mío!-se alarmó Erika al ver como el botones se fijaba en la sangre.


-¿Pero qué coño?-dijo Ramona siguiéndoles el royo al mismo tiempo que se sorprendía.


-¿Habrán vuelto los Coacervados?-preguntó Friedrich comprobado si seguía teniendo la mascarilla.


Seth se sintió impotente. La exquisita fragancia de la sangre atravesó su sistema olfativo al mismo tiempo que su estómago rugía con fuerza. Su lengua no pudo evitar sentir con antelación el sabor de aquella sangre mientras dos grandes colmillos asomaban a través de sus labios. Con disimulo se tapó la boca fingiendo sorpresa. Entonces, cuando veía que el botones iba a llamar al personal de seguridad, cerró sus ojos colocó su mano sobre su frente y fingió un desmayo que ni siquiera el mejor actor de Hollywood hubiera podido interpretar.


-Quedaros aquí por favor-dijo Smith alarmado sosteniendo al vampiro desmayado en sus manos-Llevaré a vuestro compañero a la enfermería, volveré lo más rápido posible.

Entonces arrastró a Seth sobre la moqueta en dirección al ascensor. De repente el hombre trajeado dejó caer la llave de la habitación, habiéndola conseguido coger durante su admirable interpretación.

-Entremos-dijo Ramona cogiéndola llave y abriendo la puerta.


La habitación era tan lujosa como el Mirage. Una gran cama de matrimonio se situaba en la parte más concéntrica de la habitación. Dos grandes ventanales mostraban las vistas mejor pagadas de Las Vegas. Y un gran televisor de plasma aguardaba sobre un lujoso mueble a ser utilizado.


Un río de sangre emergía bajo la puerta del cuarto del baño y recorría gran parte de la habitación hasta conseguir salir por la puerta principal. Erika se agachó para mojar su dedo índice con parte de la sangre. Después colocó una gota en su lengua y cerró los ojos antes de ser atacada por las fuertes imágenes que se le desvelaban frente a sus ojos.


“Gritos emergen de una ciudad,… llamas queman cuerpos vivos… dos individuos entran en Las Vegas…”


Eran demasiadas imágenes que pasaban a gran velocidad pero no los suficientemente rápido para conseguir pasar inadvertidas en la mente de aquella Tremere.


-Qué chaperón-comentó Erika.

-Chaperón…-habló el Malkavian haciendo eco del comentario de su compañera-chaperón…


-Tú delante por favor-dijo de nuevo la mujer.


Ramona sin decir nada giró el pomo y empujó la puerta del cuarto de baño. Esta se deslizo con suavidad, algo impedía que se deslizara con más fuerza, algo que hizo que la puerta no quedara del todo abierta cuando golpeó con la pared. Era unas cuantas toallas que habían sido situadas en la rendija inferior de esta. Algo que la Tremere dedujo que impediría dejar entrar los rayos del sol.


Y entonces descubrieron la sorpresa. Tres cadáveres se mantenían ensangrentados. Un hombre mantenía su cabeza apoyada en el lavabo mientras su cuerpo inerte descansaba en aquellos azulejos casi irreconocibles por la gran cantidad de sangre.
La segunda se trataba de una mujer, sus largos cabellos rubios habían quedado teñidos de aquel líquido carmesí. Esta se mantenía sentada en el retrete con la cabeza apoyada en sus rodillas. Y el tercero era otro hombro colocado de una forma peculiar en la bañera.


La Gangrel no se tomó un segundo de respiro cuando se dirigió hacia el lavabo y con la mano abierta le profirió un fuerte golpe al cadáver. Seguramente para asegurarse si verdaderamente era lo que parecía. Y como si se tratara de un muñeco pesado aquel cuerpo recibió el impacto y después se deslizó hasta el suelo.


-¡Joder!-gritó la mujer que había levantado su mirada observando aquel encontronazo-¡Nos han descubierto!


El instinto animal de Ramona la hizo girar e intentar otro golpe esta vez contra la mujer. Pero no la dio pues esta se deslizo por el retrete hasta el suelo. La vástago estampó su mano contra la mampara clavándose algún que otro cristal en la palma de su mano aun abierta y lamentando no haberla golpeado.


La mujer se abalanzó contra la Gangrel a una velocidad inhumana mientras emitía un aterrador rugido. Agarró por la espalda a su enemiga y lo venció en el suelo, quedando ella sobre Ramona.


Friedrich que había estado todo este tiempo golpeando con su dedo índice el primer cadáver que su compañera había golpeado se giró para observar como ahora estaba apresada. Se acercó a aquella mujer de cabello rubio colocó su pistola junto a su cabeza y apretó el gatillo mientras una sonrisa se esbozaba desde el interior de la mascarilla. El impacto fue tremendo pero aquella mujer aun más enrabietada intentó morder a Ramona.

Erika que había sacado su móvil para informar a Mosntrose de lo que habían descubierto lo colgó con velocidad para auxiliar a su compañero. Pero no tuvo mucho tiempo antes de que el cadáver de la bañera se levantara, se impulsara en el borde de esta y saltara estirándose en el aire para intentar atacarla.
Pero no lo consiguió, la Tremere dio tan solo un paso en el momento oportuno para que aquel enemigo cayera al suelo. Después sacó su arma, un revólver de pequeño tamaño y apuntó a su cabeza mientras le fulminaba con una mirada frívola. Pero aquel hombre consiguió esquivar el disparo girando en el suelo.



Al ver que su disparo no surtió efecto, el Malkavianl agarró con fuerza su "anaconda" y se acercó hasta su enemigo. Acercó el arma en su cabeza y apretó el gatillo, pero el arma esta vez no disparó, tan solo emitió un pequeño chasquido. El Malkavian colocó esta vez el cañón frente a su ojo y comenzó a apretar el gatillo intentando averiguar porque se había atascado el arma.



******************************


Minutos antes Seth se mantenía “desmayado” sobre los brazos del botones descendiendo por el ascensor cuando Smith sintió una fuerte atracción hacia él. Ahora solo quería estar con él, solo quería hacer lo que él le dijera, ahora lo llevaría al hospital para que lo trataran cuanto antes.



-Me encuentro mejor-dijo el Toreador mientras se incorporaba viendo como aquel botones ansiaba tenerlo más tiempo-¿Puedes llevarme a la habitación más cercana por favor? ¡Estoy tan cansado!


-¡Claro!-dijo efusivo el botones mientras salían del ascensor y lo conducía a través de otro pasillo repleto de habitaciones y abría la primera libre.


Seth lo hubiera devorado allí mismo, al menos si no se hubiera percatado de las cámaras que había en tres de las cuatro esquinas.


-Acompáñame al baño-dijo con un tono seductor-Me encuentro mal, y no me gusta estar solo.


-¡Vamos!


Y entonces el vástago cerró la puerta justo antes de abrazar al botones. Primero sus labios rozaron los de Smith y después se dirigieron a su cuello donde sus largos colmillos no pudieron resistir el clavarse en él y mojarse de sangre.


El botones emitió un fuerte gemido placentero justo antes de caer dormido sobre los brazos de Seth. Este lo colocó sobre el retrete segundos antes de limpiarse la sangre con un trozo de papel higiénico utilizándolo como servilleta. Antes de regresar a la misión que se le había sido encomendada se atusó el cabello frente al espejo del baño y salió sin problemas de aquella habitación.


******************



La situación era clara. La mujer de cabellos rubios sobre Ramona arrancando con pequeños mordiscos la piel de su cuello, como si se tratara de un sepulturero cavando una tumba.
El hombre amenazante contra Erika, Friedrich contra su “anaconda” la cual todavía no le había dicho la causa de su funcionamiento fallido y el único cadáver muerto del cuarto de baño tumbado boca abajo sobre aquel río de sangre.



Entonces apareció Seth en la habitación. Su belleza sobrehumana atrajo levemente la atención de la mujer rubia que permanecía sobre Ramona. La aparición del Toreador provocó un despite en el resto del equipo lo que el hombre del suelo aprovechó para escapar.



No les preocupó pues la peligrosa era aquella mujer que había intentado alimentarse la Gangrel. Pero ese no fue el único problema un cliente del Mirage entró en la habitación tapado tan solo por un albornoz blanco dirigéndose hacia el cuarto de baño.


De nuevo el Toreador utilizó sus dotes sociales para seducirle, tumbarle sobre la cama esclavizándolo con su enorme belleza y fingiendo frete a la cámara un acto sexual ocultos bajo las sábanas siendo verdaderamente otra presa de su sed.


Lo que pasó en el cuarto de baño los segundos después fue tan complejo que ni yo mismo lo comprendí. Después de una serie de forcejeos, golpes faltos de destreza y rugidos enloquecidos por parte de aquella vástago enemiga cuyos ojos se mantenían inyectados en sangre. Ramona clavó sus colmillos en los de la mujer y comenzó alimentarse de su sangre, mejor dicho, de la sangre que le había arrebatado a su presa anterior. Su parte animal no se detuvo y presa de su ira también se alimentó de su alma. Lo que los vástagos llaman diablerizar.
Testigos de la violación de una de las normas de la mascarada sus tres compañeros abandonaron la habitación.


Continuará


PD: siento haber cambiado algunas cosas. Axel, Hina, Adreakyra, si las cosas no son de vuestro agrado puedo cambiar algo :S Jota ¿Qué dices? :P


Última edición por Aure el Dom Feb 20, 2011 2:02 am, editado 1 vez
Aure
Aure
Malo maligno

Mensajes : 501
Reputación : 17

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Andrakyra Dom Feb 20, 2011 1:57 am

:O Buenísimo jajajajajaja...

A mí me mató cuando entró el de la bata con cara de

Historia de un Rol 3356767072
Andrakyra
Andrakyra
Personaje secundario

Mensajes : 66
Reputación : 10
Gustos : Olfatos

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Jotermeister Dom Feb 20, 2011 2:37 am

Digo ke te doy un minipunto ahora mismo xD

Nah, me ha gustado bastante, salvando algunos errores de redacción ke bueno, le puede pasar a cualkiera...

Pero esta muy bien plasmado. La Gangrel, animal. El Toreador, sensual. La Tremere, fría, introvertida y misteriosa, y la Malkavian, retraída y tímida, como temiendo hablar.

Para la próxima partida veré si puedo aumentar todavía más el misterio... xD
Jotermeister
Jotermeister
Colaborador

Mensajes : 1295
Reputación : 90
Gustos : Siempre que puedo

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Aure Dom Feb 20, 2011 2:57 am

Jotermeister escribió:Digo ke te doy un minipunto ahora mismo xD

Nah, me ha gustado bastante, salvando algunos errores de redacción ke bueno, le puede pasar a cualkiera...

Pero esta muy bien plasmado. La Gangrel, animal. El Toreador, sensual. La Tremere, fría, introvertida y misteriosa, y la Malkavian, retraída y tímida, como temiendo hablar.

Para la próxima partida veré si puedo aumentar todavía más el misterio... xD


Wiiiiiiiiiii :)

La verdad que mola mucho :) lo que pasa que yo he descubierto que el escapó era un espia ¬¬ nos lo tuviste bien oculto en la sombra :P

Por cierto

¿Como subimos de nivel para ganar puntos?
Aure
Aure
Malo maligno

Mensajes : 501
Reputación : 17

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Andrakyra Dom Feb 20, 2011 3:43 am

¡Que mi Pj es un hombre! XDDDD
Friedrich :D
Andrakyra
Andrakyra
Personaje secundario

Mensajes : 66
Reputación : 10
Gustos : Olfatos

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Jotermeister Dom Feb 20, 2011 4:16 am

Un tio!!! xD

La proxima sesion os reparto algo de experiencia. En Vampiro no se sube de nivel como tal, sino que se gana experiencia y os la gastais en lo que querais, sea subir la fuerza, aumentar las disciplinas... lo que sea.
Jotermeister
Jotermeister
Colaborador

Mensajes : 1295
Reputación : 90
Gustos : Siempre que puedo

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Aure Dom Feb 20, 2011 5:14 am

y cada cuando?

cuando diga el master?
Aure
Aure
Malo maligno

Mensajes : 501
Reputación : 17

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Jotermeister Dom Feb 20, 2011 5:37 am

Normalmente es al acabar cada sesión de juego, o bien cada noche completa que transcurra en el juego, según el narrador. Yo preferiré dároslo por sesión, así avanzáis más rápido.
Jotermeister
Jotermeister
Colaborador

Mensajes : 1295
Reputación : 90
Gustos : Siempre que puedo

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Aure Dom Feb 20, 2011 5:58 am

oki doki :D
Aure
Aure
Malo maligno

Mensajes : 501
Reputación : 17

Volver arriba Ir abajo

Historia de un Rol Empty Re: Historia de un Rol

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.